Declaración de Cuelga Feminista

Una vez más, nosotras, las mujeres de la región MENA, nos encontramos, junto con otros grupos marginados, luchando contra la ola interminable de violencia misógina despiadada. Esta violencia tiene un propósito claro y preestablecido: controlar nuestras vidas, eliminar nuestros derechos y opciones, y subyugarnos de una manera que nos haga preguntarnos constantemente si seremos la próxima víctima. Cargadas de dolor, contrariadas por la desilusión y abrumadas por la ira, no solo somos testigos amargos de que nuestras instituciones gubernamentales nacionales no cumplen con sus deberes morales y legales de protegernos, sino que también se ponen del lado de los agresores, dejándonos a pelear esta batalla solas.


El mayor esfuerzo que estas instituciones han hecho hasta ahora es ofrecer declaraciones sin sentido y promesas vacías cuando un delito se expone al público, sin realmente hacer los cambios estructurales necesarios y efectivos para enmendar las leyes que excluyen a partes sustanciales de nuestras sociedades y no logran garantizar nuestro derecho fundamental a la vida.


No se trata sólo de un fracaso, sino de un acto deliberado de negar a las mujeres el derecho a beneficiarse de una legislación protectora que ponga fin a estos atroces crímenes contra ellas en nuestra región; incluyendo los crímenes que fueron expuestos públicamente así como los encubiertos por los asesinos y sus apologistas de los que nunca escuchamos. Nosotras, las mujeres, estamos solas en la batalla por conquistar nuestro derecho fundamental a la vida. Hemos sido dejadas atrás activamente por las mismas instituciones que se supone que nos protegen; las instituciones que han dejado a las sobrevivientes entre nosotras susceptibles a la violencia en espacios públicos y privados, realizada por extraños y familiares por igual; las instituciones que solo persiguen a un porcentaje bajo de criminales misóginos repugnantes, no protegidos por el poder o la riqueza.


No se equivoquen, es hora de que usemos esa rabia y tristeza para alimentar un movimiento que fuerce el cambio tan necesario, para gritar los hechos que han pasado por alto durante siglos: no seremos tratadas ni consideradas como ciudadanas de segundo grado por nuestras constituciones, sociedades, e instituciones. Es hora de que hagamos oír nuestro dolor y nuestra rabia en voz alta, para dejar en claro que no aceptaremos ninguna solución a corto plazo y específica para cada caso que nunca es suficiente para proporcionar soluciones sostenibles, y que no nos alejaremos del prejuicio sistemático y intolerancia a la que nos enfrentamos. Es hora de que usemos nuestra rabia para organizar un esfuerzo transfronterizo de solidaridad, uno que crea en el poder de los individuos, uno que haga sonar las alarmas y llame a todos cómo la violencia y la discriminación son facilitadas, por ley, en esta región.



Nuestras hermanas, sobrevivientes, luchadoras y posibles víctimas, ya que no tenemos garantizada nuestra seguridad ni nuestra vida, ¿qué tenemos que perder?

Nosotras, las mujeres, invitamos a nuestras hermanas y aliadas y a todas las feministas, activistas de derechos civiles, entidades políticas y grupos que buscan justicia a organizar esfuerzos, correr la voz y tocar las campanas para una huelga general, transfronteriza, de mujeres en el 6 de julio en todos los países de la región MENA. Una huelga en la que nos abstendremos de hacer nuestro trabajo y cumplir con nuestras tareas en la medida de lo que seamos capaces. Una huelga de mujeres en la que unificamos nuestras voces y declaramos nuestra solidaridad como un solo cuerpo en una unidad de un solo corazón mientras alentamos los esfuerzos de cualquier otra forma de protesta descentralizada, como marchas, sentadas, protestas silenciosas y todos los demás medios de protesta y objeciones que aseguren que nuestras voces sean escuchadas por el mundo en general y canalizadas por los medios de comunicación. Los invitamos a todos a tomar el estrado en una huelga que llamaría a poner fin a todas las formas de violencia contra las mujeres, y todos los actos que justifican y facilitan esa violencia; que sea descarada u oculta. Queremos que sepa que apreciamos de todo corazón participar en este esfuerzo mostrando apoyo en las plataformas de redes sociales, y apreciamos mucho tales actos de resistencia en un entorno complejo y opresivo.


Nota al margen:

Damos la bienvenida a los esfuerzos de las organizaciones que están dispuestas a participar mediante la difusión de esta huelga y la recopilación de esfuerzos a través de anuncios en las redes sociales, la organización de protestas y la formación de coaliciones locales temporales que tengan como objetivo hacer que se escuchen nuestras voces, y apreciamos y Damos la bienvenida a todo el apoyo de grupos activistas e iniciativas de fuera de las regiones y sus respectivas entidades y grupos e invitamos a unirse a nosotras para convocar a este esfuerzo y trabajar para hacerlo conocido y efectivo de la forma que consideren adecuada.



https://menawomenstrike.com/

10 visualizaciones0 comentarios